Brotes de cebolla asados con salsa especiada

Brotes de cebolla asados con salsa especiada

Tenemos el privilegio de contar en nuestra tienda (cuando es temporada), de un producto muy peculiar y que probablemente no encuentres en otro sitio: los brotes de cebolla.

Este producto lo descubrimos hace aproximadamente 3 años, cuando dejamos cebollas sin recoger en el campo y, como suelen hacer las cebollas, empezaron a brotar en el suelo pasados unos meses. Cada cebolla proporciona unos 3-5 brotes, dependiendo de su tamaño. Se podría decir que son “minicalçots”, aunque no se desarrollan tanto porque el calçot ha sido seleccionado durante años por sus características de tamaño y sabor. En cambio, nuestras cebollas normales producen este original producto que desde su descubrimiento ha sido un éxito.

Es un producto para paladares exquisitos, ya que es más dulce y suave que las cebollas tiernas. En crudo están deliciosos, pero hoy sugerimos una receta para prepararlos al horno, acompañados de una salsa especiada que crea adicción.

Ingredientes (2 personas)

  • 2 manojos de brotes tiernos de cebolla

Para la salsa

  • 1 cabeza de ajo
  • 2-3 rebanadas de pan
  • 200 gr de tomate cherry
  • 2 pimientos de romesco secos o 4 ñoras
  • 2 cucharadas de orégano
  • 1 cucharadita de tomillo
  • 1 cucharada de perejil
  • 1 cucharadita de cominos
  • ¼ vaso de vinagre de jerez (o al gusto)
  • ½ vaso de aceite de oliva virgen extra (o al gusto)

Preparación

Ponemos los pimientos de romesco en remojo en agua caliente o escaldamos hasta que estén tiernos para extraer la pulpa.

En el horno previamente calentado a 180ºC introducimos la cabeza de ajo, los tomates, los pimientos y el pan, y vamos sacando cada uno de los ingredientes a medida que estén tostados.

Después de dejarlos enfriar, pelamos los ajos, los tomates y los pimientos. Los ponemos en un vaso de batidora y trituramos junto al pan cortado en pedazos. Añadimos las especias y seguimos batiendo. Mientras batimos, vamos echando poco a poco el vinagre y el aceite hasta que quede una salsa homogénea y densa.

Ponemos los brotes tiernos de cebolla sin pelar en una bandeja de horno, cortando las hojas más largas para que quepan bien. Asamos a 180ºC con calor arriba y abajo durante 15 minutos, o hasta que estén dorados y blandos al tacto.

Sirve los brotes de cebolla junto a la salsa. Puedes pelarlos como si fueran calçots, esto es, sujetando por un extremo las hojas verdes del centro, y por el otro, estirando de las raíces pellizcando la parte más dura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *